Oposiciones Subalternos

Oposiciones Subalternos

PRUEBA DE ACCESO

 

En la oposición, las pruebas selectivas que habrán de superarse se desarrollarán en la forma que se establezca en la correspondiente convocatoria.

 

Solicita información

 

Dichas pruebas, que deben asegurar la objetividad y racionalidad de la selección, serán eliminatorias y estarán divididas en las siguientes subfases:

 

EJERCICIO: De carácter teórico, obligatorio y eliminatorio. Consistirá en contestar un cuestionario de preguntas tipo test, con respuestas alternativas sobre las materias del programa.

EJERCICIO: De carácter teórico, obligatorio y eliminatorio. Consistirá en la contestación por escrito a preguntas correspondientes a la parte de cultura general con algún ejercicio de matemáticas.

EJERCICIO: De carácter práctico, obligatorio y eliminatorio. Consistirá en realizar uno o varios supuestos prácticos relativos a las tareas propias del puesto de trabajo a desempeñar.

Los aspirantes deberán reunir, antes de que finalice el plazo de admisión de instancias y durante el proceso selectivo, las siguientes condiciones:

 

REQUISITOS

 

Tener la nacionalidad española o de un Estado miembro de la Unión Europea. También podrán participar sus cónyuges, siempre que no están separados de derecho, así como sus descendientes y los de sus cónyuges menores de veintiún años o mayores de dicha edad que vivan a sus expensas. Igualmente, se extenderá a las personas incluidas en el ámbito de aplicación de los Tratados Internacionales celebrados por la Comunidad Europea y ratificados por España, en los que sea de aplicación la libre circulación de trabajadores/as En los procesos selectivos para personal laboral podrán participar también las personas nacionales de cualquier Estado con residencia legal en España

Tener cumplidos los 16 años y no haber cumplido la edad de jubilación forzosa.

Estar en posesión del Certificado de Estudios Primarios, Graduado Escolar, o FP de Primer Grado., dependiendo del Ayuntamiento y de la categoría laboral.

No padecer enfermedad, ni estar afectado por limitaciones físicas o psíquicas que le impidan el desempeño de las correspondientes funciones.

No haber sido separado mediante expediente disciplinario, del servicio de cualquiera de las Administraciones Públicas, ni hallarse inhabilitado para el desempeño de las funciones Públicas.